Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Lecciones de la red social

El otro día vi “la red social”, he de confesar que como película no me entusiasmó. Los personajes, independientemente del parecido que puedan tener con la realidad que imitan, son auténticos y generan la reacción del espectador. Tampoco decepciona el ambiente de la universidad de Harvard, en la que tuve la suerte de estar unos meses durante esos años, o el mundo de las puntocom a mediados de los 2000 (tras el estallido de la burbuja), que también tiene su miga… Pero la historia no da mucho más de si, y el hilo conductor de los juicios, termina resultando un poco cansino. Aún así creo que hay algunas lecciones interesantes:

1) Las ideas no valen nada… si no van acompañadas de una buena definición y una correcta y rápida ejecución (el tiempo en que hoy aparecen ideas similares se reduce día a día)
2) Las ideas que triunfan son por definición sencillas, apelan a lo más básico de las personas, les permiten desarrollar necesidades básicas.
3) La perseverancia, la continuidad, son más importantes que nunca. El valor añadido de genios y gurus es decreciente.

y 4) Ni siquiera Sorkin puede convertir una mala historia en una historia apasionante.

La Alexia de Pau y el Camino de Fesser

Hace unos años PAU se atrevió a escribir la biografía de Alexia, una niña que murió joven, de cancer. La experiencia le transformó y sé lo que pasó hablando con la familia, leyendo sus testimonios, el contacto con el sufrimiento de la niña y con el dolor de la familia muchas veces le impedía escribir, pero el resultado final resulta absolutamente escalofriante, una visión de fe que no pierde un apice de humanidad. Se llama “Alexia, un regalo del cielo” y el propio autor lo describía así: “Muchos jóvenes buscan un camino que dé sentido a su vida. Alexia lo encontró incluso en la muerte. El Señor la llamó a sufrir para mostrar a otros el camino hacia Dios. Decimos que queremos cambiar todo, pero nos apartamos del Señor. Alexia no se apartó. Ella encontró el verdadero camino siguiendo a Cristo, que le dio fuerza, valor y amor, lo que los jóvenes de hoy necesitamos. La muerte de Alexia no ha sido en vano, su “sí” sin condiciones puede ayudarnos a descubrir que lo verdaderamente esencial es Dios. Me alegro de haber conocido su historia, de saber que, como Alexia, con la gracia de Dios se puede alcanzar la fuerza, el valor y el amor.”

Hace unos días se comenzó a publicitar la nueva película de Javier Fesser, un director con un impresionante mundo visual, de mucho éxito y poco fondo, un coleccionista de cuadros preciosistas y de escenas divertidas o emocionantes que no consigue dar con el cuadro completo, como si le faltará la visión para ponerlo todo junto en amor y armonía. Ahora se ha atrevido con una historia terrible que sólo se puede entender con los ojos de la fe. Aún no se ha estrenado la película pero el trailer deja ver por dónde van los tiros. Al final el desconcierto de ver como la fe de una niña, y la de toda una familia, consiguen convertir un infierno en un pequeño cielo en la tierra. Lavadura de cerebro, abducción colectiva o simplemente el Amor con mayúscula?

PS. Había conseguido no llorar hasta hoy, pero leyendo este post no he podido evitarlo.

Aquí teneis otros enlaces que hablan del maestro, del artista, del amigo.

Ignacio Peyro, que también tuvo la suerte de trabajar con él.

JJ García Noblejas

José María Aresté

Alberto Fijo